Un café con Emilio

Diles que le echen un poquito de alegría de la vida al café, anda. No sé, un café irlandés con un poco de Whisky, mismo. Ah, que aquí no tienen café irlandés. Dile que le eche un poco de whisky y ya está. Que no sabe cómo cobrarme eso. Yo qué sé, que me cobre... Leer más →

Con sabor a vainilla: capítulo 4

Cuando salgo del baño, me encuentro con un pasillo a oscuras que me dirige a un salón iluminado solo por el crepitar de las velas de los candelabros. Descubro a Cash sacudiendo una cerilla al aire para terminar de apagarla.  —Así mejor –dice dedicándome una sonrisa. Mucho mejor, sí. Pero yo no sé si conociendo... Leer más →

Un café con Paloma

Y me dice que no bebió, ¿sabes? Y venía hasta meada, la hija de la gran. Que no le podía dar a ella por estudiar, no, por eso no. Ahora, por fumar, sí. Por eso, sí. Que se creerá que una es tonta, pero no. Porque yo también he tenido quince años, eh. Que ella... Leer más →

Con sabor a vainilla: Capítulo 3

Mis negativas no sirvieron para disuadir a una Natalia encabezonada en que conociera a su… rollo, hombre, esclavo o lo que fuera. Y aquí estoy, dándole vueltas a una casa que ya hacía rato se me había quedado pequeña. Yo ya escucho coches aparcando por todos lados. Timbres en mi cabeza a cada segundo. ¿Pero... Leer más →

UN CAFÉ CON AGUSTÍN

¡Eh, tú, antes de que empieces a leer! No te imaginas lo que agradezco cualquier interacción. Si quiero que alguna editorial se fije en mí necesito que mis textos rulen. Así que enróllate y dale a me gusta o deja un comentario aunque sea preguntando la hora. Y ya si lo compartes con alguien que... Leer más →

Con Sabor a Vainilla: Capítulo 2

* —¿Oye, qué talla de pantalón tienes? —¿Qué dices, Natalia? —Es que te estoy comprando ropa para esta noche, que tenemos plan. —¿Cómo que tenemos plan? —¿Qué talla de pantalón tienes? —No sé, hace mucho que no me compro un pantalón. La cuarenta y cuatro, creo. —Lo que yo imaginaba –me acomodo el móvil entre... Leer más →

Un café con Puri

¿Qué de gente había en la cola, no? ¡Ay, mira qué bien, te has acordado de la sacarina! Que sí, que sé que me he pedido un cruasán también, pero que digo yo que peor sería tomarse el cruasán y el café con azúcar, ¿no? De algún lado habrá que quitarse y como de esto... Leer más →

CON SABOR A VAINILLA

Capítulo 1 —¿Qué tienes un qué? –suelto la taza de café sobre la mesa. La cafetería se queda en silencio, todo el mundo nos mira y Natalia me manda a callar en seguida. —Pero no grites tanto –dice en voz baja—, que se va a enterar todo el mundo. —¿Pero cómo que tienes un esclavo?... Leer más →

Un café con Virginia

Atacaíta vengo hoy, atacaíta. ¿Que de qué? De discutir con mi hija, la hija de la gran. Que le he dado un guantazo que vamos, me he hecho yo más daño que ella. Pues mira, acababa de bajar ella a la calle, que había quedado con su novio y resulta que la veo que a... Leer más →

Un café con Triana

La gente que se alegra de que hayan suspendido la Semana Santa, yo, la verdad, es que no la entiendo. Sinceramente, para ti y para mí. Ay, ¿eso qué es? ¿Tarta de queso? ¿Nos pedimos una para compartir o va a ser mucha tela? Te lo digo de verdad. Y eso que tú sabes que... Leer más →

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

Crea tu sitio web con WordPress.com
Empieza ahora